Doblarle la mano al destino

Doblarle la mano al destino

Omar Campillay Rojas
Presidente del Directorio Transportes Tamarugal.-

Como sabemos este ha sido un año difícil, el precio del cobre, del hierro, o el menor crecimiento de importantes países que son el centro neurálgico del mercado internacional, han sido factores clave para generar este escenario de bajo crecimiento que afecta a nuestro país y en lo particular a Atacama, por esto son varios los que todas las semanas están cambiando sus proyecciones y cada vez menos los que se aventuran a decir que el próximo año será mejor. A quién creerle?, será necesario apostar por alguno de esos vaticinios?.

Frente a este incierto panorama económico pienso que tenemos claramente dos opciones, la primera, que no me identifica en lo absoluto, dejar que pase este temporal y esperar a que en algún momento el sol nuevamente, con su cálida luz nos vuelva a iluminar y a mostrar un nuevo horizonte, no me gusta esta opción, pues si bien es cierto puede ser confortable, se traduce en delegar a otros la responsabilidad que tenemos sobre nuestro propio destino.

La otra opción, que es aquella que toda mi vida he asumido y que en ocasiones puede ser agotadora, pero las más de las veces me ha traído profundas satisfacciones, es la de sentir que somos plenamente responsables de nuestro futuro, que en nuestras manos muchas veces parece que alguien ha puesto la llave para cambiar ese destino que se ve tan sombrío, y con esto no me refiero sólo al nuestro, sino también el de otras personas que nos acompañan, ya sea en un territorio como es Atacama o al interior de nuestros emprendimientos. Este es el motor que a diario debe impulsar nuestros actos cuando las cosas no van bien, pues, tenemos que considerar que son muchos quienes silenciosamente esperan más de nosotros como autoridades, empresarios o actores relevantes.

Se va un año difícil para nuestra región y en esta fecha tan importante, al hacer una reflexión final, no podemos dejar de destacar el que se escuchó el llamado de la comunidad que ha sido insistente en la demanda de acciones que potencien la generación de empleo, se escuchó a quienes están preocupados porque las cosas se hagan bien y se tomen medidas prontamente para revertir este incierto escenario. En este último tiempo vimos con mucha expectativa como distintos actores claves de nuestra región mostraron una mayor disposición al diálogo para buscar soluciones y promover la reactivación de la inversión en Atacama, debo reconocer que este es un gran paso, pero aún falta quienes se sumen a esta iniciativa, este es el momento de abandonar la trinchera y dejar de lado esas posiciones que extremas en nada contribuyen al engrandecimiento de esta tierra.

Por eso frente a la pregunta a quién debemos creer sobre las proyecciones del próximo año, estoy por que sigamos junto a nuestros colaboradores trabajando para crear valor en lo que hacemos, buscar nuevas oportunidades para generar y mantener puestos de trabajo, potenciar áreas del desarrollo que forman parte de nuestra vocación productiva y en definitiva doblarle la mano al destino con nuestras propias capacidades.

Leave a Reply

*