Juan Antonio Pérez, ex seremi de Gobierno de Piñera: “Esperamos mayor gestión de las autoridades para que se reactiven los proyectos y las oportunidades que Atacama necesita para recuperar su rumbo”

Juan Antonio Pérez, ex seremi de Gobierno de Piñera: “Esperamos mayor gestión de las autoridades para que se reactiven los proyectos y las oportunidades que Atacama necesita para recuperar su rumbo”

Uno de los puntos críticos en la delicada situación económica que vive el país y la Región de Atacama, y que repercute directamente en la generación de empleos, es el alto nivel de judicialización de los proyectos mineros y energéticos, situación que termina siendo un factor de incertidumbre para la inversión, así lo describió el ex seremi de Gobierno de Piñera, Juan Antonio Pérez, quien conjuntamente informó que los Proyectos de Inversión paralizados superan los US$73.000 Millones.

“Las acciones del Gobierno que apunten a destrabar proyectos de inversión son claves para dinamizar la economía, ya que actualmente se encuentran detenidas iniciativas por US$73 mil millones. La inversión cayó el año 2014 en torno a 6% y este año se espera un crecimiento nulo. Frente a esto consideramos necesario una mejor respuesta de las autoridades, para asegurar el cumplimiento de la normativa en lo referido a lo medioambiental, fortaleciendo la estructura legal y que la judicialización de los proyectos no se siga transformando en un camino que aleja la realización de iniciativas productivas en Atacama”, expresó Juan Antonio Pérez.

Según datos entregados por Pérez, la SOFOFA ha detallado que entre las dificultades que han debido enfrentar estas iniciativas se encuentran, principalmente, los factores externos como: judicialización de proyectos y fuerte oposición de comunidades, alto costo de la energía, falta de certeza jurídica y excesiva demora en el proceso de evaluación ambiental, fiscalización y sanciones de la autoridad, por no cumplir con la normativa ambiental.

La lista de proyectos que enfrentan diferentes dificultades para su realización se concentra, esencialmente, en los dos sectores de mayor dinamismo de inversión en los últimos años: Minería y Energía, así lo afirmó el ex seremi de Atacama, añadiendo “que esperamos mayor gestión de las autoridades para que se reactiven los proyectos y las oportunidades que Atacama necesita para recuperar su rumbo”.

Pérez Marín señaló que “no podemos seguir esperando, es necesario que se resuelvan las diferencias con la autoridad en materia regulatoria, los efectos del debate y la concreción de la reforma tributaria, y la judicialización de iniciativas productivas por razones medioambientales, ya que estas solo frenan el crecimiento de nuestra región, la determinación de las autoridades de Gobierno, que aún es deficiente, para ampliar y agilizar la inversión en energía y en minería nos ayudaría a empujar el carro de la economía chilena, y así enfrentar una desaceleración que hasta el momento no cede”.

“Cuando me refiero a la aplicación de la ley y cómo estamos funcionando en el país, es más que un asunto político. Comparado con otros países, Chile quedó rezagado en la legislación ambiental. Y cuando se decidió tenerla, en los 90, no fue producto de una discusión nacional, sino de un benchmark de legislaciones de otros países, porque había que hacerla rápido. El enfoque inicial era “bueno, yo tengo que cumplir con la ley”, pero a medida que pasó el tiempo, se descubrieron algunos vacíos y la institucionalidad ambiental ha ido avanzando y tratando de adaptarse a esta discusión nacional. En lo que hemos sido más lentos –y no sólo en la minería– es en la forma de abordar la relación con las comunidades. Ése es un tema donde la sociedad ha ido avanzando más rápido que las empresas, por lo que ahora tenemos que ser más proactivos y estamos dispuestos a conversar, hay una dificultad adicional con el tema de las comunidades en Chile, que corresponde a la estructura sociopolítica nacional: al ser tan centralizado, todas las decisiones se toman en Santiago y no existen muchos mecanismos institucionales para que las comunidades participen”, sentenció J.P.

A lo anterior, el ex seremi de Gobierno de Piñera, subrayó que, “en el 2014, el Producto Interno Bruto (PIB) apenas creció 1,9%, el peor desempeño en cinco años, y en lo que va de 2015 las cosas no andan mejor. En marzo, mes que tradicionalmente se comporta dinámico por el retorno a la vida laboral tras el período estival, la actividad doméstica logró un repunte de sólo 1,6%, el más bajo desde marzo de 2010. En esa ocasión, eso sí, los datos se vieron drásticamente castigados por el desastre tras el terremoto del 27/F”.

“En el gremio atribuyen dicha caída principalmente a las dificultades para seguir avanzando con algunas iniciativas, sobre todo en el área energética, minera y también industrial. Las diferencias con la autoridad en materia regulatoria, los efectos del debate y concreción de la reforma tributaria, y la judicialización de algunas iniciativas por razones medioambientales estarían detrás del fenómeno”, manifestó Juan Antonio Pérez.

Finamente, dijo que lo que viene en inversión es que energía y minería son los sectores que ayudarían a empujar el carro de la economía chilena para enfrentar una desaceleración que no cede.

Leave a Reply

*